Soros: China está cada vez más cerca de una crisis igual a la del 2008 en Estados Unidos

Soros1

Luis Fontes de Albornoz

George Soros no es santo de mi devoción por varias razones que ahora no vienen a cuento. Pero es indiscutible su gran olfato para identificar operaciones que a la postre son altamente rentables, como por ejemplo su épica batalla contra el Banco de Inglaterra en 1992, en que éste tuvo que hincar la rodilla finalmente y dejar caer la libra esterlina.

Ahora Soros dice que la situación en China es similar a la de Estados Unidos justo antes de la mega crisis de 2007-2008 y se acerca al precipicio, como recoge Sue Chang en la colaboración que sigue más abajo. Hace de “aguafiestas”. Justo ahora, cuando se desvanecía algo el temor del mercado hacia China debido a ciertas mejoras de los indicadores oficiales, como resultado de las medidas de estímulo. Alguien podrá decir que es una táctica de Soros para enfriar las expectativas y apuntalar su multimillonaria apuesta contra el yuan. Puede ser. Pero también es verdad que el endeudamiento de la economía china sigue subiendo y está en niveles prohibitivamente altos. Lean y juzguen.

Sue Chang, via Marketwatch

Soros2

El multimillonario inversor George Soros advierte que la escalada del endeudamiento en China está abocando a este país a una crisis financiera de dimensiones parecidas a la de Estados Unidos en 2008.

“El parecido entre lo que está ocurriendo en China y lo que sucedió en Estados Unidos y desembocó en la crisis de 2007-2008 es escalofriante, y en ambos casos ha sido alimentado por un crecimiento del crédito”. Esto es lo que aseveró Soros en una Mesa Redonda auspiciada por la Asia Society, el miércoles de la semana pasada. “A la larga, es insostenible. Pero se retroalimenta y tiene mucho que ver con el inmobiliario”, apuntó Soros.

El desplome de la burbuja inmobiliaria en 2007 y el subsiguiente cataclismo en el sector bancario, desencadenó la quiebra de varias instituciones financieras norteamericanas en 2008. Aunque fue un acontecimiento con epicentro en Estados Unidos, la crisis tuvo graves repercusiones en los mercados mundiales, provocando una profunda depresión en los niveles del comercio, de inversión y de crecimiento globales.

De hecho, Estados Unidos y otras muchas regiones todavía están tratando de recuperarse de la crisis de 2008.

La suma total de las partidas de financiación social en China, una unidad de medida del crédito en la economía, creció un 15,8% en marzo hasta los 22,4 billones de dólares, según el Wall Street Journal. Esta cifra asciende a más del doble el Producto Interior Bruto del país de 10,4 billones de dólares.

En consecuencia, no pocos  analistas están haciendo pública su profunda preocupación por la burbuja de la deuda china.

“Cada vez estamos más preocupados por la acumulación de montañas de deuda en China”, apunta Sue Trinh, de RBC Capital Markets, en su reciente informe de análisis sobre la economía china. “El saldo vivo de la deuda pendiente y el ritmo de crecimiento la misma están, casi, en los niveles más altos de siempre con arreglo a la media móvil de tres meses”.

El crédito nuevo y la deuda acumulada tienden al alza
El crédito nuevo y la deuda acumulada tienden al alza

El mercado inmobiliario de China está en plena ebullición, debido a las políticas monetarias expansivas del Gobierno. Las ventas de viviendas crecieron un 60,3% en el primer trimestre de 2016 en relación con al año pasado, hasta un total de 248,2 millardos de dólares, de acuerdo con un informe de la semana pasada de la Agencia Nacional de Estadísticas.

Ventas de viviendas residenciales (unidad, suma de 2 semanas, 2012=100)
Ventas de viviendas residenciales (unidad, suma de 2 semanas, 2012=100)

Hace poco Soros fue blanco de las iras de Pekín por afirmar que es inevitable que se produzca un aterrizaje duro de la economía. El Gobierno respondió a las palabras de Soros con un ataque hacia él en un editorial de la prensa oficial: “¿Declarar una guerra contra la divisa de China? Ja, ja”, lo que pone de manifiesto la sensibilidad de China hacia la crítica del exterior.

Soros no ha sido el único inversor de alto perfil en dar la voz de alarma sobre el crecimiento de la deuda en China. Kyle Bass, fundador de Hayman Capital Management, hizo pública en febrero su gran apuesta contra el yuan, aduciendo la enorme montaña de deudas de la economía china.

El pesimismo de estos inversores de alto perfil contrasta, sin embargo, con la percepción mucho más moderada de Mark Mobius, gestor estrella de Templeton. En una entrevista a MarketWatch, el guru de los mercados emergentes advirtió a los gestores de hedge funds que han apostado contra el yuan, que la visión negativa que tienen sobre los problemas de la economía china es demasiado exagerada.

Sin duda alguna, las perspectivas de la economía china han menguado desde los tiempos en que registraba crecimientos económicos de doble dígito, hace tan solo unos años. El ritmo de crecimiento de su PIB ha caído hasta unos niveles no vistos en los últimos veinticinco años, por lo que los responsables políticos están poniendo en marcha planes para transformar una economía basada en la producción en una economía basada en el consumo.

Hasta cierto punto, las medidas de estímulo agresivas han ayudado a apaciguar el temor hacia un riesgo de inminente colapso de la economía china. Pero mientras China continúe persiguiendo el doble objetivo de ejecutar reformas y de apuntalar el crecimiento económico, seguirán planeando las dudas sobre la verdadera prioridad de las políticas de su Gobierno, alimentando la volatilidad de sus mercados financieros. El índice de la Bolsa de Shangai, que ha estado gozando de un periodo de calma tras las fuertes pérdidas de principios de año, ha vuelto a retroceder últimamente, a medida que las dudas sobre la resiliencia de la economía están volviendo  a hacer acto de presencia.

“Crece el temor a que, ahora que se ha conseguido una cierta recuperación como resultado de las medidas de estímulo monetario, el Gobierno pueda empezar a pisar el freno en el terreno de estas medidas de estímulo y expansión crediticia”, según Louis Kuys, responsable para Asia de Oxford Economics.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s